Llámanos : 981 915 733 (La Coruña) - 981 356 924 (Ferrol)
info@ferrerasmaxilofacial.com

Preguntas de cirugía plástica – Lifting

LIFTING
El estiramiento facial o “lifting” es un procedimiento destinado a tensar la piel facial y cervical con objeto de reducir los pliegues o arrugas. La estructura ósea de la cara, la musculatura y la textura cutánea sufren un proceso involutivo con el paso de los años. Además hay unos factores hereditarios, hábitos alimentarios, situaciones de estrés, exposición prolongada al sol, etc., que modifican sustancialmente los signos de envejecimiento facial.
El lifting habitualmente trata la piel del cuello y las mejillas, pero en ocasiones, se corrigen también las arrugas de la frente y el descenso de las cejas. La cirugía de los párpados se asocia frecuentemente a la el estiramiento facial.

¿Quién es el candidato ideal para someterse a un lifting?

Los candidatos ideales para someterse a un lifting son aquellas mujeres u hombres cuya piel de cara y cuello comienza a “descolgarse”, pero conserva todavía cierta elasticidad. La mayoría de los pacientes tienen entre 40 y 60 años, pero también puede realizarse con éxito entre los 70 y 80 años. Un lifting puede hacer que parezca más joven y que aumente la confianza en sí mismo, pero no le proporcionará un aspecto completamente distinto, ni puede restablecer su salud o vitalidad.

La cirugía
El lifting se realiza siempre en quirófano, dentro de una clínica u hospital. Normalmente con un ingreso hospitalario de 24h.

El lifting puede realizarse bajo anestesia local más sedación, o lo que es más frecuente, con anestesia general, dependiendo de la complejidad de la cirugía y de las preferencias de su cirujano.

Un lifting cervicofacial suele durar varias horas, más cuando se asocia a otras intervenciones. Las incisiones de esta operación se realizan en el cuero cabelludo en las regiones frontal y temporal, rodean las orejas y terminan en la zona próxima a la nuca. A través de estas incisiones el cirujano realiza un despegamiento más o menos amplio de la piel, al objeto de poder obtener un tensado de la misma. Mediante el mismo abordaje, el cirujano puede reducir acúmulos grasos o tensar músculos que han quedado flácidos, proporcionando a la cara un aspecto más firme.
Tras la cirugía se suele colocar un vendaje ligero.
La vuelta a la normalidad
En el postoperatorio se observará un grado variable de hinchazón de la cara y el cuello, equimosis o cardenales y sensación de tirantez y acorchamiento. Estas molestias son pasajeras y ceden espontáneamente o con analgésicos.

El vendaje se retira entre el primero y el quinto día tras el lifting. Entre los 5 y los 10 días se retiran los puntos de sutura. La mayoría de los pacientes vuelven a trabajar entre los 10 días y las 2 semanas después de la cirugía.

Los resultados

Los resultados son muy satisfactorios, siempre y cuando comprenda que el resultado no es inmediato. Incluso después de que el hinchazón y los moratones desaparezcan, el pelo alrededor de las sienes puede ser fino y la piel estar algo seca y áspera durante unos meses. Las cicatrices del lifting quedarán disimuladas tras el pelo y en los pliegues naturales de la cara; en cualquier caso irán disminuyendo con el tiempo haciéndose poco visibles.

Un lifting no detiene el reloj; su cara seguirá envejeciendo a medida que pase el tiempo. Sin embargo, los resultados son duraderos; tras varios años seguirá pareciendo más joven.